¿Qué es la riqueza?





A dos grupos de personas se les hizo la siguiente pregunta:

¿Qué es la riqueza?

El primer grupo contestó de la siguiente manera:

Arquitecto: tener proyectos que me permitan ganar mucho dinero.

Ingeniero: desarrollar sistemas que sean útiles y muy bien pagados.

Abogado: tener muchos casos que dejen buenas ganancias y tener un BMW.

Médico: tener muchos pacientes y poder comprar una casa grande y bonita.

Gerente: tener la empresa en niveles de ganancia altos y crecientes.

Atleta: ganar fama y reconocimiento mundial, para estar bien pagado.


El segundo grupo contestó lo siguiente:

Preso de por vida: caminar libre por las calles.

Ciego: ver la luz del sol y a la gente que quiero.

Sordo: escuchar el sonido del viento y cuando me hablan.

Mudo: poder decir a las personas cuánto las amo.

Inválido: correr en una mañana soleada.

Persona con una enfermedad terminal: Poder vivir un día más.

Huérfano: Poder tener a mi mamá, mi papá, mis hermanos, y mí Familia.


“No midas tu riqueza por el dinero que tienes, mide tu riqueza por aquellas cosas que no cambiarías por dinero”

Haiku a la Vida


La luna llena
Un aullido con niebla
Camada grande.

Vanesa

Cuando nos apartamos del camino




*Cuando nos dejamos arrastrar por los miedos del pasado.

*Cuando no nos permiten ser realmente como somos y sentir como sentimos.

*Cuando nos presionan y nos hacen daño intentando mover nuestros hilos y nuestra actitud como si fueramos marionetas.

*Cuando no sentimos de una manera limpia y transparente.

*Cuando no sonreimos plenamente y hacemos una pausa en nuestro recorrido y valoramos realmente la amistad y las cosas que realmente importan.

Cuando no aprendemos de los errores y dejamos apartado en un rincón la sabiduría.

*Cuando le damos mas importancia de las que tienen las cosas y nos ahogamos en un vaso de agua.

*Cuando dejamos de creer en nuestra propia filosofía, nuestro propio crecimiento, en nuestro inmenso mundo interior, el que realmente nos reconforta.


Cuando suceden todas estas cosas, es cuando nos apartamos del camino...
Sigue tu camino firme con decisión y sin miedos. El final de éste te llevará hacia tu propia meta.

La técnica del espejo

 
A lo largo de nuestra vida pasamos por experiencias, situaciones y etapas que no son todo lo bonitas o agradables que desearíamos , a consecuencia de diversos factores, que no en todos los casos las provocamos nosotros, otras vienen impuestas por diversas causas (situaciones paralelas, por terceros.. la ley de la vida..(muerte) y un largo etc.

Independientemente de cual sea su origen, o por que hallamos tenido que pasar por esa experiencia, los síntomas que éstas dejan en nuestro interior es de un vacío o una incomprensión a la causa, que deriva a rabia, dolor, angustia y un largo etc de sentimientos nada agradables y menos aun beneficiosos.. Aunque nos gustaría saber el porqué suceden las cosas, no tenemos la barita mágica, e insisto, en muchas ocasiones vienen impuestas y no nos queda más remedio que aceptarlo y superarlo.
Todo lo que nos acontece en nuestra vida, tiene su porque, tanto lo positivo como lo negativo, pero es este último el que nos produce dolor. Por ello vamos a tratar de que esos sentimientos negativos, que hay en nuestro interior o en la mente, puedan salir y liberemos así emociones que bloquean otras partes de nuestro organismo y mente. Para que nos entendamos, es como una rueda, la culpa, el dolor, la angustia, la rabia, la impotencia y un largo etc, generan así mismo sentimientos de bloqueo y en consecuencia, siempre iremos hacia atrás..bloqueando la energía que tenemos y provocando situaciones paralelas negativas, que repercutirán de manera notable en nuestro entorno (ya sea laboral, familiar y por supuesto afectiva) y también en nuestro cuerpo (trastornos.. ansiedad, depresiones.. etc).
Los pasos que vamos a seguir a continuación, se pueden realizar siempre, pero la técnica consiste en hacerlos más precisos en el momento justo cuando se tiene un "mal día" y regresan a tu mente los recuerdos de tu experiencia negativa ya vivida. Que es concretamente cuando nuestro dolor fluye y los diversos sentimientos afloran. Es imprescindible y de gran importancia el que sepas que esto es real, que eres capaz de hacerlo, que aunque al principio creas que no es posible lograrlo, debido a que estás bloqueado y no puedas sacar de tu mente " esos recuerdos", si lo vas a lograr.
Si te vienen ganas de llorar.. hazlo... respiras hondo (por la nariz.. profundamente y exhalas por la boca).. bebes agua.. Si te dan ganas de gritar.. hazlo, di lo que sientas y una vez hallas extraído esa rabia que provoca ese recuerdo, vamos a seguir los siguientes pasos. Y recuerda SI PUEDES.

Situate delante de un espejo, te vas a mirar y aunque físicamente no te veas bien, vas a verte (visualízate a ti mismo) lleno de luz, tu eres un ser de luz. Todos tenemos nuestra luz. Insisto tu eres luz.
Pasos a seguir: repetir las frases en voz alta, por orden y No puedes pasar a la siguiente, hasta que no hallas aceptado lo que dices. (apuntalo en un papel, y con otro tapas las frases menos la primera, y una vez prácticada y creída vas destapando sucesivamente). Dedica tu tiempo, sin prisas y con mucha "fe" de que vas a conseguirlo. Hazlo correctamente, porque tu puedes.

1"Tengo luz, soy energía, puedo hacerlo".
2"Soy fuerte, tengo luz, deseo paz en mi interior".
3"El pasado NO pertenece al presente, soy energía".
4"Puedo perdonar porque tengo luz y así lo hago".
5"El presente ya ha perdonado, soy energía, tengo luz".
6"Acepto mi vida, me quiero, y me valoro porque soy energía".
7 "Mi presente tiene luz, tengo paz, soy energía, he perdonado".
8"Estoy liberado de mi angustia, tengo paz, solo soy luz".

Siempre que estés " bajo de moral" haz este ejercicio, has de ser consciente de que para obtener lo deseado hemos de trabajar esta técnica más de una vez, seamos realista, de que con una sola práctica no es suficiente. Aun notando un alivio, se ha de ser constante. Los resultados los irás notando por ti mismo. Liberándote de los sentimientos de angustia, que ya no pertenecen a tu presente.

Referente a la perdida de un ser querido, superado el proceso de duelo (depende de cada persona y del vínculo familiar) no vamos a olvidar nunca el sentimiento de pena, que su momento de "partida" tuvimos, la conexión espiritual, energética o de amor, seguirá siempre viva y eso hemos de seguir haciendo manteniendo intacto el amor, que sentimos hacia ellos. Nadie nos va a devolver a nuestros seres queridos, y solo nos queda recordarlos y llenarnos interiormente de su energía. Para mi tampoco es fácil escribir estas letras pero es la realidad, la ley de la vida nos lleva a unos y a otros en cualquier instante hacia otro paraje y no podemos evitarlo, solo cabe respetarlo y aceptarlo.

Hay que aclarar que con la técnica descrita que no se trata de borrar el pasado, sino de que cuando regresan esas vivencias de antaño, ya no hagan daño, o no causen dolor, porque hemos aceptado y liberado esa angustia que nos producía., y así nuestra calidad de vida mejorará en todos los aspectos. De ahí que podamos luego pasar a otras ténicas de relajación.

El pasado es parte de nuestra vida, pero la forma de verlo depende de ti.
Tu puedes!

La Paz Perfecta



Aún en medio de la tormenta y los tiempos difíciles es posible vivir en paz ¿estás dispuesto a lograrlo?

Había una vez un rey que ofreció un gran premio a aquel artista que pudiera captar en una pintura la paz perfecta.

Muchos artistas lo intentaron. El rey observó y admiró todas las pinturas, pero sólo hubo dos que realmente le gustaron y tuvo que escoger entre ellas.

La primera era un lago muy tranquilo. Este lago era un espejo perfecto en el que se reflejaban unas plácidas montañas que lo rodeaban. Sobre ellas se dibujaba un cielo muy azul, con tenues nubes blancas. Todos quienes contemplaron esta pintura pensaron que reflejaba la paz perfecta.

La segunda pintura también tenía montañas, pero eran escabrosas y descubiertas. Sobre ellas había un cielo furioso del que caía un impetuoso aguacero con rayos y truenos. Montaña abajo parecía retumbar un espumoso torrente de agua. En todo ello no se revelaba nada que inspirara paz.

Pero cuando el rey miró con más detalle, pudo ver que tras la cascada había un delicado arbusto creciendo en una grieta de la roca. En este arbusto se encontraba un nido. Allí, en medio del rugir de la violenta caída de agua, estaba sentado plácidamente un pajarito en medio de su nido...

Sin dudarlo, el rey escogió esta pintura y explicó:

Paz no significa estar en un lugar sin ruidos, sin problemas, sin trabajo duro o sin dolor. Paz significa que, a pesar de estar en medio de todas estas cosas, exista calma y serenidad dentro de nuestro corazón. Este es el verdadero significado de la paz.


Son mis mejores deseos para todos. y cada uno.


Vanesa

Superando la decepción



Entendemos por Decepción según la R.A.E. "Pesar causado por un desengaño" y por Desengaño "Conocimiento de la verdad, con que se sale del engaño o error en que se estaba" "Lecciones recibidas por experiencias amargas".
Resumiendo se puede entender como que nos sentimos defraudados, cuando hemos creado una imagen o concepto de una persona y luego no se acopla con nuestra realidad o verdad.
Nuestro grado de decepción variará dependiendo de la afectividad, los sentimientos y el lazo de unión que tengamos con la persona.
Independientemente de cuales sean estos, en todos los casos la decepción te deja un sabor amargo y un pesar en el interior, y estos sentimientos tampoco serán iguales en todas las personas, ya que como todos sabemos, asimilamos, aceptamos y superamos de formas muy distintas.

Todos a lo largo o corto de nuestra vida, pasamos por decepciones o desengaños, ya sea en el ámbito laboral, familiar, amistad o sentimental. Quizás el más doloroso sea el sentimental, debido a que nuestros sentimientos están más arraigados y normalmente nos entregamos más. Aún así cabe destacar que sea cual sea el lazo de afectividad, siempre será un proceso delicado.

Para superar este "sabor amargo" y dar paso a la normalidad en nuestras vidas, ante todo y principalmente es mantener la calma (por difícil que parezca). Generalmente nos invaden preguntas, de las que no obtenemos respuesta (si en un futuro) y nos lleva a un estado de más ansiedad, lo que genera más incertidumbre (todo es una cadena).
Como tenemos sentimientos, será inevitable no sentir esa sensación de desazón en nuestro interior, seamos conscientes de ello. Pero dependerá mucho de como lo afrontes para que ese "dolor" mengüe y llegue a desaparecer por completo.

Partamos de la base de cada persona es única y como seres en evolución que somos, navegamos por un mar que aunque todos vamos en el mismo barco, el camarote es distinto. Aceptando esto, comprenderemos que no podemos pensar igual (ni lo hemos de pretender) y que para lo que una persona carece de importancia, para la otra puede ser su prioridad.
Aun sabiendo que podemos tener más o menos razón y nos sintamos de lo más defraudados, hemos de comprender, que erramos, nos equivocamos y no siempre obtendremos lo que esperamos.
Esto no justifica la causa, pero ayuda a entender que la otra persona no está en nuestro nivel (ni mejor ni peor, sino diferente) y que ve la cosas o situación desde otra perspectiva.

Te ayudará a superar el proceso: -No discutir o forzar más la situación.
-Una relación justa y necesaria dentro del respeto (en el caso que tengas que mantener el contacto, o así lo quieras tu).
-No hablar despectivamente de él/ella.
-No hables con terceras personas de la situación (cada una te dará su opinión y te confundirán más)
-No desear nunca nada negativo hacia él/ella.
-Desear que esa persona, tenga la claridad suficiente para avanzar.

Se que es muy difícil cuando te hieren los sentimientos, tener claridad o ser benevolente, pero de lo contrario solo te perjudicará más. Si el grado de decepción es profundo y por X motivos, esa persona ya no puede aportar nada positivo a tu vida, y no deseas que forme parte de tu entorno, tu has de colaborar de manera positiva a ello, nunca negativamente. Insisto que no es fácil, pero tampoco imposible.

Con el paso del tiempo, todo volverá la normalidad y tus sentimientos tomarán otro cáliz. Personalmente considero que debemos guardar para nosotros lo buenos momentos (seguro que los hay) y no arrepentirse de lo que hayas vivido o disfrutado junto a esa persona, pues si así ocurrió, fue porque lo deseaste. Si no estuvo a tu "altura", sino te correspondió como esperaste y todo esto te llevó a la decepción, esta experiencia te servirá para madurar, aprender, rectificar, perdonar y avanzar.

Todos podemos superar este trance, porque así debe ser. Tu tienes la luz y la fuerza necesaria para esto y para más, aunque la montaña se te haga pesada y lenta, terminarás llegando a la cima y la serenidad volverá a tu corazón.

Sr. Jaume Abós (maestro de bhakti Yoga, Hatha yoga, Gnana yoga y Tai-chi).


Si no estuvo a tu "altura", sino te correspondió como esperaste y todo esto te llevó a la decepción, esta experiencia te servirá para madurar, aprender, rectificar, perdonar y avanzar.

El presente


 

El presente un casi desconocido para nosotros. Vivimos muy pendientes de planear hacia unas metas, unos horizontes y no sabemos realmente que todo nace de un solo presente. Parte de nuestra vida se basa en recordar aquel pasado que está compuesto de experiencias que guardas en tus memorias. Tus memorias negativas y traumáticas las componen pensamientos negativos acerca de ti, la vida y la humanidad. Cuando perdonas tu pasado, transformas tus pensamientos negativos y pesimistas, por pensamientos positivos y optimistas acerca de ti, la vida, la humanidad y el universo. Y al hacerlo, te colocas en el polo positivo y optimista del universo, dando paso a un presente esperanzador, positivo y totalmente diferente...
Estamos tan ocupados con nuestros pensamientos en el pasado que no disfrutamos el presente. Son los ojos del pasado los que están guiando tu presente, es el razonamiento o cuestionar lo que te impide muchas veces disfrutar de tu presente.

El pasado ya es historia que tiene valor como fuente de enseñanza para apoyarnos en los valores positivos y aprender de los errores. Ya no es posible volver y modificar, por que tu pasado no es para que lo vivas ahora, cada vez que lo haces te alejas de tu presente.
Tampoco nos han enseñado que ese futuro tan ansiado que en ocasiones nos aporta esa incertidumbre o preocupación por el desconocimiento de lo que está por llegar, es solamente una prolongación de nuestro actual presente. Difícil de comprender en nuestra vida tan formada y marcada por tiempos...
Nos perdemos gran parte de la vida porque no somos consciente de este momento, tu actual presente.

Tu presente, sí ahora mismo, este preciso instante es el único y certero momento para ver los diferentes caminos, las variantes en posibilidades. Disfrutar del aroma de una flor, el bello amanecer, la delicia de una puesta de sol. Tu presente te da el placer de percibir la transparencia del agua, sentir la inmensidad del infinito.. Deleitarte con el canto de los pájaros, acariciar a tus mascotas, el murmullo de la naturaleza,  y descubrir con tu mirada la inmensidad del horizonte.

El presente nos lleva hacia la inminente responsabilidad por algo que desconocemos. La tristeza de la derrota, la amargura de la incertidumbre, el helor de la soledad no deseada, la ansiedad de la espera, la marca de la decepción no comprendida, la alegría de la victoria... Y a pesar de todo ello absolutamente siempre, nos debe de conducir hacia la reflexión, el conocimiento, la aceptación, la superación y la bendita gratitud
de otras variantes inmensas de esperanzas. Aquellas que nos hacen más íntegros, más sensibles, más personas, más humanos. El presente en que amamos, compartimos, perdonamos, crecemos interiormente y comprendemos  el verdadero valor de  nuestra vida.
Basta el presente para la atención, jugar, sonreír, abrazarnos, besarnos, acariciarnos, compartir  y ofrecer todo nuestro amor interior hacia nuestros amigos, hermanos, padres, compañeros, alumnos, profesores y el gran amor incondicional hacia nuestros hijos. En definitiva a todos nuestros semejantes sin distinciones de sexo, raza o estatus social,  y sólo así poder sentir ese gozo tan inmenso que nos enriquece y nos alimenta el alma.

Este presente tan emotivo, tan especial, tan grande. Este instante donde sientes la energía, calidez, armonía y serenidad de todos lo que están en tu misma sintonía.

Vive tu presente siempre apasionadamente, con tu bella sonrisa, tu amabilidad, solidaridad y el mejor de los sentimientos. Sólo así serás totalmente consciente de tu verdadero potencial.
Ahora es el momento real, ni antes ni después. Siempre estás en tu presente. Aquí, allí y para siempre. Recuerda que tu presente puede ser mi presente. Ellos, nosotros y todos juntos aquí y ahora. Hazlo hermoso, bello, gratificante y lleno de AMOR.

Colaboración: Sr. Jaume Abós (maestro de bhakti Yoga, Hatha yoga, Gnana yoga y Tai-chi).



"El futuro nos encadena y el pasado nos tortura. He ahí por qué se nos escapa el presente."

¡¡¡Feliz Navidad!!!



Que estas Fiestas de Navidad estén envueltas en papel de felicidad y atadas con cinta de amor para que perduren todo el Año Nuevo...¡¡¡Feliz Navidad!!!

Cierra los oídos

 
 
Eran un anciano y un niño que viajaban con un burro. Caminaban al lado del jumento cuando atravesaban un pueblo. Un grupo de niños se rió de ellos gritando:

- ¡Mirad qué par de tontos! De manera que tienen un burro y van los dos andando. Por lo menos el viejo podria subirse a él. Entonces el anciano se subió al burro y ambos siguieron la marcha. Al pasar otro pueblo, algunas personas se indignaron al ver al viejo sobre el burro y dijeron:

- Parece mentira. El viejo cómodamente sentado en el burro y el pobre niño caminando. Viejo y niño intercambiaron sus puestos. Al llegar a la siguiente aldea, la gente comentó:

- ¡Esto sí que es intolerable! El muchacho sentado en el burro y el pobre anciano caminando a su lado. Puestas así las cosas, el viejo y el niño se subieron al burro. Poco después venían un grupo de campesinos por el camino. Les vieron y les dijeron:

- ¡Es vergonzoso lo que hacéis! Vais a reventar al pobre animal. El viejo y el niño tomaron la determinación de cargar al burro sobre sus hombros, pero entonces la gente se mofó de ellos diciéndoles:

- Nunca vimos una gente tan boba. Tienen un burro y en lugar de montarlo, lo llevan a cuestas. De repente el burro se revolvió con fuerza y se desplomó a un barranco, hallando la muerte. El viejo, súbitamente, instruyó al muchacho:

- Querido mío, si escuchas las opiniones de los demás y les haces caso, acabarás más muerto que este burro. ¿Sabes lo que te digo? Cierra tus oídos a la opinión ajena. Que lo que los demás dicen te sea indiferente. Escucha únicamente la voz de tu corazón.